sábado, 31 de diciembre de 2011

Bonne Année...

Os deseo que entréis con bue  pie en este 2012. Evitaremos la nostalgia de tiempos pasados. Feliz año a todos...con todo el cariño y el glamour del mundo.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Te amé dentro del violín de los buenos modales...

Elegía

El alma vieja, amada, quieres que sea como las flores del verano, durante el invierno los pájaros están encerrados en sus jaulas.
Te quiero como espera la colina el cuerpo del valle o como la tierra espera la lluvia espesa y fértil. Te espero en todos los atardeceres en la ventana, deshilando abalorios colocando los libros, leyendo mis versos...
Y ahora me alegro cuando en el patio ladran los perros... ladran los perros y cuando llegas para quedarte conmigo hasta mañana hasta mañana
Mi alma feliz es como nuestro cuarto cálido cuando sé que está nevado y las calles se visten de blanco..
(Tristan Tzara)

martes, 27 de diciembre de 2011

Sobre la felicidad...

Porque la felicidad, a veces, sólo consite en pequeños momentos....

-En pedazos, por momentos. Cuando uno es chico espera la gran felicidad, alguna felicidad enorme y absoluta. Y a la espera de ese fenómeno se dejan pasar o no se aprecian las pequeñas felicidades, las únicas que existen. Es como....
Se calló, sin embargo. Al rato continuó:
-Imagínese un mendigo que desdeña limosnas por el camino, porque le han dado el dato de un formidable tesoro. Un tesoro inexistente.
Volvió a sumirse en sus pensamientos.
-Parecen fruslerías: una conversación apacible con un amigo. A lo mejor esas gaviotas que vuelan en círculos. Este cielo. La cerveza que tomamos.
Se movió.
-Se me ha dormido una pierna. Es como si a uno le inyectaran soda.
Se bajó y luego agregó:
-A veces pienso que esas pequeñas felicidades existen precisamente porque son pequeñas. Como esa gente insignificante que pasa inadvertida.
(Sobre héroes y tumbas, Ernesto Sabato)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Joyeux Noël..

Feliz Navidad a todos y todas. Y yo, de aniversario, tal día como hoy abrí el blog con una foto de Desayuno con diamantes y los mismos buenos deseos. Y para celebrar tan destacado acontecimiento os dejo un cuento bellísimo, lleno de emoción y ternura y que como todos los cuentos clásicos nos ayudan a no perder la ilusión.

¡Qué cosa tan rara!-dijo el oficial primero de la fundición. Este corazón partido no se funde en el horno. Tendremos que tirarlo. Y lo tiraron a un montón de basura donde estaba la golondrina muerta.
-Tráeme las dos cosas más preciadas de la ciudad-dijo Dios a uno de sus ángeles, y el ángel le trajo el corazón de plomo y el pajarillo muerto.
-Has elegido perfectamente-dijo Dios pues en mi jardín del Paraíso este pajarillo gorjeará eternamente y en mi ciudad de oro el Príncipe Feliz entonará mis alabanzas.
(El Príncipe Feliz, Oscar Wilde)

martes, 20 de diciembre de 2011

Disfrutando del día..

Nada como una buena "Fuga" nada como Pessoa para disfrutar del día:

Soy más viejo que el tiempo y el espacio porque soy consciente. Las cosas se derivan de mí; la Naturaleza entera de mis sensaciones.
Me busco-no encuentro. Quiero y no puedo.
Sin mí, el sol nace y se apaga; sin mí, la lluvía cae y el viento gime. No existen por mí las estaciones, ni el curso de los meses ni el paso de las horas.
Dueño del mundo en mí, como de tierras que no puedo llevar conmigo.
(Libro del desasosiego, Pessoa)

viernes, 16 de diciembre de 2011

Tus labios en el cielo..

Ya es conocida mi debilidad por Paul éluard y para festejar el fin de semana os dejo esta maravilla:

Donde la vida se contempla todo está sumergido. Por encima de las coronas del olvido. El vértigo en el corazón de las metamorfosis. Una escritura de algas solares. El amor y el amor. Tus manos hacen el día entre la hierba.Tus ojos hacen el amor en pleno día. Con las sonrisas en el talle. Y tus labios en las alas. Te colocas en el lugar de las caricias. Te colocas en el lugar de los sueños.

martes, 13 de diciembre de 2011

Metafísica del corazón...

Puse el abriguito a las palabras, no sea cosa de que se enfríen. Recostadita en mi cama leo el incunable que son tus ojos. Deseos de metáforas, torrencialmente suspiro...Miguitas en el anteojo, y un metavacío...Traslados sin aliento..haré el boca a boca a la retórica. Mientras, pienso en ti..en un suspiro-trampa.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Les feuilles mortes...

Os dejo con un clásico de la poesía y la música francesa, la maravillosa Les Feuilles mortes de Jacques Prévert...Una bonita letra que ha sido cantada por diferentes artistas. A mi me impresiona en la voz de Juliette Greco-

Oh, me gustaría tanto que recordaras los días felices cuando éramos amigos...En aquel tiempo la vida era más hermosa y el sol brillaba más que hoy. Las hojas muertas se recogen con un rastrillo...¿Ves? No lo he olvidado...Las hojas muertas se recogen con un rastrillo. Los recuerdos y las penas, también. Y el viento del norte se las lleva en la noche fría del olvido..

¿Ves? No he olvidado la canción que tú me cantabas. Es una canción que nos acerca. Tú me amabas y yo te amaba. Vivíamos juntos. Tú, que me amabas, y yo, que te amaba...Pero la vida separa a aquellos que se aman. Silenciosamente sin hacer ruido. Y el mar borra sobre la arena. El paso de los amantes que se separan.

Las hojas muertas se recogen con un rastrillo. Los recuerdos y las penas, también. Pero mi amor, silencioso y fiel Siempre sonríe y le agradece a la vida.. Yo te amaba, y eras tan linda...Cómo crees que podría olvidarte? En aquel tiempo la vida era más hermosa y el sol brillaba más que hoy. Eras mi más dulce amiga, mas no tengo sino recuerdos y la canción que tú me cantabas,¡Siempre, siempre la recordaré!

jueves, 8 de diciembre de 2011

Recuerdo de una vida..

En el fondo, mi vida soy yo mismo. La regalo, la entrego a quien la quiera, y hago mal, porque eso me hace perder tiempo y fuerzas;pero mi fuero interno está rodeado de no sé qué barreras infranqueables. En ocasiones consiguen hacer penetrar el dolor, pero nunca logran derribarlas. Siempre tiendo a encontrarme solo conmigo mismo y, en cuanto tengo un respiro, lo consigo. Eso hace que nada parezca más dependiente de los demás que mi conducta, y que nada sea má independiente que mi carácter. Mi vida es una continua agitación, un vagabundeo, un juguete de todo lo que me rodea. Pero mi corazón es firme como una roca en medio de las olas.
(Cara sombra, diálogo entre Julie Talma y Benjamin Constant, René de Ceccatty)

domingo, 4 de diciembre de 2011

L'enfant terrible...

Hay casas y existencias que asombrarían a las personas razonables. No comprenderían que un desorden que apenas si parece que va a durar quince días pueda continuar durante varios años. Pero esas casas y esas existencias problemáticas se mantiene tan campantes, numerosas, ilegales, contra lo que se podía esperar. Pero en lo que la razón no se equivocaría es en que si la fuerza de las cosas es una fuerza, ella las precipita en su caída. Los seres singulares y sus actos sociales son el encanto de un mundo plural que los expulsa. Se angustia uno por la velocidad adquirida por el ciclón en que respiran estas almas trágicas y ligeras. Esto empieza por unas niñerías; al principio no se ven más que los juegos. "

(Jean Cocteau, Los niños terribles)

jueves, 1 de diciembre de 2011

C'est Nadja...


Aunque no soy muy de Breton, aunque a veces pueda parecerlo, no me resisto a poner el comienzo de un libro interesante y mágico: Nadja.

¿Quién soy yo? Como excepción podría guiarme por un aforismo: en tal caso, ¿por qué no podría resumirse todo únicamente en saber a quién frecuento?. Debo confesar que este último término me desorienta, puesto que me hace admitir que entre algunos seres y yo se establecen una relaciones más peculiares, más inevitables, más inquietantes de lo que yo podía suponer. Me sugiere mucho más de lo que significa, me atribuye, en vida, el papel de un fantasma y, evidentemente, se refiere a lo que ha sido preciso que yo dejara de ser, para ser quien soy. Atrapado, sin exagerar lo más mínimo, por esta acepción, me revela que lo que yo entiendo como manifestaciones objetivas de mi existencia, manifestaciones más o menos organizadas, no es más que lo que trasciende, dentro de los límites de esta vida, de una actividad actividad cuya auténtica dimensión me resulta completamente desconocida.
(Nadja, André Breton)

martes, 29 de noviembre de 2011

La mejor compañía..


París, 3 de enero 1953:
Cada vez más, quedarme solo es volver a encontrarse con alguien que quizá siempre me acompaña, pero que unicamente aparece, reaparece. cuando no hay absolutamente nadie.
No, no es la soledad misma-como es para Cernuda-, sino alguien muy verdadero, una compañía real, casi corpórea. Acostumbrado a él, he terminado por quererlo, por valorarlo

(Diario de un pintor, 1952-1953, Ramón Gaya)

domingo, 27 de noviembre de 2011

Des idées a Paris..

París, 19 de noviembre 1952:
Los momentos provisionales. Un día nos damos cuenta de que todos esos momentos vividos de refilón, de pasada, un poco a la ligera, provisionalmente, son también ellos momentos claves, decisivos, que van a imprimir en nosotros conclusiones decisivas; nos damos cuenta de que esos momentos que nos parecieran insignificantes y que tomáramos, cuando mucho, por una especie de media vida, de fragmentos de vida, vienen a ser, en realidad, y al final, nuestra mayor y mejor experiencia de vida real, de una vida más real que verdadera, como más sorprendida en su verdad, ya que al estar nosotros....descuidados, distraídos, la vida no tropieza con nuestros prejuicios, con nuestros aprioris.
Nosotros, por lo visto, estamos cansados, gastados, y también eso qu se llama estar en crisi.La naturaleza, en cambio, cada mañana aparece, amanece, no ya de nuevo, sino por primera vez, inédita. La naturaleza ha escapado a la historia, nosotros no hemos podido.
(Diario de un pintor 1952-1953, Ramón Gaya)

jueves, 24 de noviembre de 2011

El mundo en un beso..

Abro el pensamiento, a veces frío y desolado. Pienso, de tu locura enferma, de los paseos por Saint Germain...Un café no será suficiente, busco un lugar caliente donde se abra el sentimiento. Un paseo no será suficiente para conocerte, pero si te conozco quizá me deslumbre tu luz desgarrada. Te leeré dos veces antes antes de  soñar contigo. Mientras, pasearé en las noches de invierno, jadeante, como un mendigo...soñador de lo efímero...

domingo, 20 de noviembre de 2011

Personajes parisinos..

Hasta la séptima o la octava visita no hizo acto de presencia la voluntad de Adrienne. ¿No tendrá Le Potomak?, acababa de preguntar el muchacho. Adrienne que se queda sentada, que mira a la gente pasar por la gran cristalera por encima de los libros expuestos  en plano, que deja su portaplumas y entrelaza los dedos. ¿Le interesa mucho el arte de Jean Cocteau? pregunta tomándose su tiempo. Las armas eran desiguales, la lucha fue breve. Un cuarto de hora después, sentado en el Luxemburgo delante de un caballo que tiraba de dos grandes naranjos en jardinera hasta los botes de vela, con Le Potomak a un lado sobre el banco leía yo Enrique el Verde.
Ese mismo otoño me encontré a Adrienne por el bulevar Saint-Germain; con los guantes y su cota de plata parecía Perceval el Galés.
-¿Qué busca usted?-me preguntó.
-Manzanas reinetas.
-¿Es que hay que enseñárselo a usted todo? Las reinetas no llegan hasta dentro de quince días; hoy solo va a encontrar reinas reinetas, más alargadas, menos mate, menos ácidas; acabo de verlas en el mercado.
-Vaya-dije yo-tengo mucho que aprender sobre manzanas.
-Yo también era antes un poco reineta-me respondió Adrienne, pero para cuando quise abrazarla ya no estaba allí.
(Rue de l'Odéon, Adrienne Monnier)

jueves, 17 de noviembre de 2011

Lettres, passion et spleen..

Lo único que cuenta en el mundo es el amor, cien veces lo has repetido y, por mucho que te desdigas, nada puede borrarlo. Tal vez se trate de una facultad divina que se pierde y se recupera, que haya que cultivar o que adquirir por medio de crueles sufrimientos y dolorosas experiencias. Tal vez me amaste con pena para amar a otra con abandono. Tal vez la que venga te ame menos que yo y sea más feliz y más amada. Estas cosas encierran misterios así. (...)
Fenece mi imaginación, que ya solo se emplea en las ficciones literarias. Abandona el papel en la vida real y ya no me arrastra más allá de la prudencia y el razonamiento.Mi corazón sigue y seguirá siempre sensible e irritable, dispuesto a sangrar abundantemente al menor alfilerazo. Mi sensibilidad tiene aún algo de exagerado y enfermizo que no se curará un día.
(Los amantes de Venecia, Georges Sand et Alfred de Musset)

martes, 15 de noviembre de 2011

Este peine en tus cabellos...

Una estrella que muere se parece a tus labios que azulean como el vino derramado sobre el mantel. Transcurre un instante con hondura de mina. La antracita se queja sordamente y cae en copos sobre la ciudad. Hace frío en el callejón sin salida donde te conocí. Un número olvidado en una casa en ruinas, creo que el número 4. Te reencontraré dentro de pocos días cerca de esa maceta de flores estrelladas. Las minas roncan sordamente. Los techos están cubiertos de antracita...
(La idea fija, Robert Desnos)

domingo, 13 de noviembre de 2011

El paso del tiempo...

Los relojes, desde la clepsidra y el solar hasta el atómico, son una simple ilusión. Y por eso todo lo que está dentro del tiempo es una ilusión. Ahora está claro que el absurdo y el nihilismo representan los puntos de vista más racionales del mundo, si es que aún podemos llamar así a la abyección en la que languidecemos. De algún modo, el nihilismo constituye en nuestros tiempos una suerte de piedad. Ya no se puede saber nada. Y no es descabellado pensar que hace ya tiempo que estamos en el infierno, pero que, al igual que Melanchthon, no nos hemos dado cuenta.
(Guía de Mongolia, Svetislav Basara)

jueves, 10 de noviembre de 2011

Escribo tu nombre...

Os dejo con el poeta que con la sencillez de la palabra escribió los versos más delicados de la poesía francesa.

La enamorada

Ella vive de pie sobre mis párpados. Sus cabellos están entre los míos. Tiene la forma exacta de mis manos. Y el color de mis ojos que la miran. Ella se hunde entre mi propia sombra. Como una piedra en el azul del cielo. Ella tiene los ojos siempre abiertos. Y me impide dormir con su mirada. A plena luz sus sueños luminosos. Hacen evaporar todos los soles. Sus sueños me hacen sollozar reír..
Y hablar sin tener nada que decir...
(Paul Eluard)

domingo, 6 de noviembre de 2011

Kermesse..

Aleteo de hojas, tu perfil en mi cabeza...Un gesto detenido. La memoria siempre es una cárcel. Escondido detrás de la corbata, no espero más que un recuerdo. París ha enmudecido. La ciudad siempre está igual, sostenida por mis manos. El Sena en un vaso..y un brindis entre carpas.
Tumulto y desvarío. Entre la solitude et toi.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Un reflejo en el tiempo...

La lluvia de este día y la conversación sobre musicales que he tenido esta mañana, me han hecho recordar Les parapluies de Cherbourg, con la bellísimima Deneuve y cómo no, la triste historia de amor.

En mi corazón, tú estás en paz. En mi cabeza, en cambio, te agitas y te inquietas, vas y vienes de atrás hacia delante, de adelante hacia tu imagen que en el pasado se reactiva para adueñarse de mis días y de mis horas. Puedo decir que  construyo el presente a tu imagen. En mi corazón estás en paz. Pero en mi mente eres el rastro de un boomerang que perpetúa su elipse sobre mi vientre. La distancia entre mi vientre y mi cabeza es la que dicta la voracidad de la memoria, esa inmensa necesidad de representación que le hace ingerir todo suceso tan sólo para poderlo regurgitar en los tiempos vacíos. (...)
En mi corazón, estás en paz. ¿Por qué será tan débil el corazón? ¿Por qué no tendrá fuerza o valor suficiente para extenderse como un manto por mi cuerpo y apaciguar el fuego que arde a destiempo, cuando las brasas son sólo un reflejo en el tiempo, cuando ninguna pradera ofrece sus rastrojos?
No es el corazón el que arde, es la mente que no concilia aún los tiempos de la existencia y que juega, sin saber, como un niño malcriado, a lo eterno. Y ahí, tú, estás en paz.
(Filosofía en los días críticos, Chantal Maillard)

lunes, 31 de octubre de 2011

Lectura y sobremesa..

Perdiendo la vida yo no habría perdido gran cosa; ya sólo habría perdido una forma vacía, el marco vacío de una obra maestra. Indiferente a lo que en lo sucesivo pudiera introducir en ella, pero feliz y orgulloso de pensar en lo que había contenido, me apoyaba en el recuerdo de aquellas horas tan dulces, y este apoyo moral me daba un bienestar que ni siquiera la proximidad de la muerte hubiera roto. (...)
Todo esto que para mí era sólo recuerdo fue para ella acción, acción precipitada, como la de una tragedia, hacia una muerte. Pues lo seres tienen un desarrollo en nosotros, pero otro fuera de nosotros (bien lo notaba yo aquellas noches en que veía en Albertina un enriquecimiento de cualidades que no estaba más que en mi memoria), y no dejan de reaccionar uno sobre otro. Fue en vano que tratara de conocer a Albertina, de poseerla, después, toda entera, obedeciendo sólo a la necesidad de reducir por la experiencia a elementos mezquinamente semejantes a los de nuestro yo el misterio de todo ser, de todo país que nuestra imaginación veía diferente, y de empujar cada uno de nuestros goces a su propia destrucción.
(La fugitiva, Marcel Proust)

sábado, 29 de octubre de 2011

El transcurrir amable de los días...

El universo cotidiano de la fotógrafa Annette Pehrsson me tiene totalmente cautivada. Hace de los objetos cotidianos algo maravilloso, llenos de calidez y encanto. Me llega su simplicidad, su luz, mostrando el transcurrir amable de los días. Un existencialismo artístico que hace del paso del tiempo una obra de arte.

Otro artista que hace de la cotidianidad y de los pequeños gestos diarios algo estupendo, es Philippe Delerm..:

Un oporto no se bebe, se paladea. Y eso no sólo por su atercipelado espesor, sino también por su fingida frugalidad. Mientras los demás se solazan con el triunfal helado amargor del whisky y el Martini con ginebra, nosotros nos inclinamos por la tibieza de la Francia ancestral, el afrutado de huerto de cura, el dulzor caduco-lo justo para teñir de rosa las mejillas de una jovencita.
Las tres oes de oporto se deslizan voluptuosas en el fondo de la botella negra. El oporto rueda al fondo de un golfo oscuro, con altivo porte de geltilhombre. Nobleza clerical, austera con dorados galones. Pero en la copa tan sólo queda la idea de lo negro. Más granate que rubí, es una suave lava donde flotan episodios navajeros, soles de venganza y amenzas de un convento bajo el filo del puñal. (...)
A cada trago, dejamos que el oporto ascienda hacia una cálida fuente. Es un placer a la inversa, que alcanza su plenitud a destiempo, cuando la sobriedad se torna solapada. A cada lengüetazo en rojo y negro, sube más fuerza el grávido terciopelo. Cada sorbo es una mentira.
(El primer trago de cerveza, P. Delerm)

jueves, 27 de octubre de 2011

Lo absurdo..

Aquí os dejo con una pequeña heroína, la adorable Zazie de Queneau y más tarde de Louis Malle, con unas líneas de Chantal Maillard, para que os hagan pensar....

Anotación a Camus y a Beckett: podría pensarse que donde hay absurdo no es posible la tragedia. Para que haya tragedia hace falta que haya sentido, coherencia, argumento. La posmodernidad ha pasado por el absurdo existencial. Lo trágico romántico se ha vuelto imposible. Ya sólo es posible la tragicomedia: la asunción de la ironía después de la conciencia del absurdo.
(Filosofía en los días críticos, Chantal Maillard)

martes, 25 de octubre de 2011

Optimista o pesimista?

La esperanza de volver a verla (reflexionó Bruno con melancólica ironía). Y también se dijo: ¿no serán todas las esperanzas de los hombres tan grotescas como éstas? Ya que, dada la índole del mundo, tenemos esperanzas en acontecimientos que, de producirse, sólo nos proporcionarían fustración y amargura; motivo por el cual los pesimistas se reclutan entre los ex esperanzados, puesto que para tener una visión negra del mundo hay que haber creído antes en él y en sus posibilidades. Y todavía resulta más curioso y paradojal que los pesimistas, una vez que resultaron desilusionados, no son constantes y sistemáticamente desesperanzados, sino que, en cierto modo, parecen dispuestos a renovar su esperanza a cada instante, aunque lo disimulen debajo de su negra envoltura de amargados universales, en virtud de una suerte de pudor metafísico; como si el pesimismo, para mantenerse fuerte y siempre vigoroso, necesitase de vez en cuando un nuevo impulso producido por una nueva y brutal desilusión.
(Sobre héroes y tumbas, Ernesto Sabato)

sábado, 22 de octubre de 2011

Un beau soir d'automne...

Será que el otoño me trae una nostalgia amable o simplemente son las descripciones inconfundibles de Baudelaire, sea lo que sea, el otoño por fin ha arrancado, se pasea entre nosotros dejando bellos colores. Que lo disfrutéis!!

¡Qué penetrantes son los atardeceres de otoño!¡ Ay!¡Penetrantes hasta el dolor ! Pues hay en él ciertas emociones agradables, no por ambiguas menos intensas; y no hay punta más acerada que la de lo infinito.
¡Gran placer el de ahogar mi mirada en lo inmenso del cielo y del mar! ¡Soledad, silencio, castidad incomparable de lo azul! Una vela pequeña, temblorosa en el horizonte, imitadora en su pequeñez y aislamiento, de mi existencia irremediable, melodía monótona de la marejada, todo eso que piensa por mí, o yo por ello-ya que en la grandeza de la divagación el yo presto se pierde-piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin sutilezas, ni silogismos, ni deducciones.
(El yo culpable del artista, Baudelaire)

jueves, 20 de octubre de 2011

Lo posible y lo imposible..

Sólo lo imposible me enamora. Residuo, seguramente, de la vieja inclinación platónica que mantiene a distancia lo más preciado dando a entender, de paso, la indignidad de quien anhela. Le declaro la guerra a lo imposible. (...)
Lo posible, no vale la pena intentarlo. Eso dije entre lágrimas, las que me enturbiaban la visión de lo imposible. Lo posible, si es posible, decía, ya está hecho. Basta que algo sea posible para que sea. Me cansa el proceso, me cansa el resultado. Lo posible le pertenece al pasado antes de haberse realizado. No vale la pena intentarlo. Dirijo mi energía hacia lo imposible, es la meta que tensa mi atención y mis fuerzas, lo que me descubre en vías, siempre, de ser más que yo.
(Filosofía en los días críticos, Chantal Maillard)

domingo, 16 de octubre de 2011

Mise à hommage...

Me encanta este monumento, me transmite una gran sensación de libertad..Y para homenajear a un momento que constituye un homenaje al Tour de Francia, Ernest ha decidido escribir un pequeño texto:

"Es un homenaje a los caídos", dijo una señora mirando a lo lejos. "Qué va a ser eso, mujer. ¿No ves que no se caen?, replico su marido, entre pato y plato en el área de servicio.
"¿Por qué lo habrán hecho tan alto? Yo creo que es para que los autocares sepan dónde hay que parar...", insistió la señora. "Que no enteras mujer, que es así porque quiere representar los Pirineos", apostilló el señor mientras hacían cola para llevarse unas colas frías para el camino.
"Mira, se les debió acabar el presupuesto, porque sólo han pintado una parte de amarillo", comentó la señora mientras buscaba el mejor ángulo para la foto. "Que no mujer, que no es eso. Es por que es el líder de la carrera, ¿es que no te das cuenta?", corrigió el marido todavía con la comida en la boca.
Y entre tanta foto de tanto turista satisfecho, allí arriba, los esforzados ciclistas de metal sólo se hacían siempre la misma pregunta: ¿por qué habrá colocado esta vez la organización tan lejos el avituallamiento?

miércoles, 12 de octubre de 2011

Historias del espejo..

La radio y el espejo..., la radio y el espejo...Era la obsesión de la mujer, como si toda la vida humana se pudiera expresarse con sólo esas dos cosas. Desde luego, las radios y los espejos tienen algo en común: ambos pueden comunicar a una persona con otra; puede ser que reflejen deseos y aspiraciones, que tocan zonas medulares de nuestra existencia. Bueno, bueno, en cuanto llegue a casa te compraré una radio y te la mandará de inmediato. Usaré todo mi dinero para conseguir la mejor radios de transistores que se pueda comprar.
Pero el problema está en le espejo, es allí donde no puedo comprometerme fácilmente. Un espejo aquí es un artículo que se echa a perder con facilidad, ya que el mercurio del reverso se habrá descascarado en seis meses y al año, la superficie estará empañada por el roce continuo de la arena que flota en el aire...Así es el espejo que tiene ahora; si uno se mira en él con un ojo cerrado, no se puede ver la nariz...y si se ve la nariz, lo que no se ve es la boca. En fin, no me importa tanto la duración del objeto, el asunto es que un espejo no es lo mismo que una radio. Para que fuese un medio de comunicación, primero necesitaría de la presencia de alguien que viera a ese que se está viendo. ¿ De qué le serviría un espejo a alguien que no puede ser visto por otro?
(La mujer de la arena, Kobo Abe)

sábado, 8 de octubre de 2011

Algunos robos..

Por ejemplo, en la calle de Belleville en París , de nuevo cerca de mi casa, hay una tienda de ropa femenina bastante modesta, ni muy elegante, en cuyo escaparate colgaron un cartelito sobre el que está escrito: "También vestimos a las mujeres redondas". Como ves, no es más que un detalle ínfimo y trivial, pero este enunciado me maravilla por su curiosidad mezcla de extrañeza y banalidad, de brusca sinceridad y torpe cortesía, de cierta ternura y de otras cosas más que se escapan. Me gustaría mucho haber escrito esta frase irrisoria y ni siquiera estoy seguro exactamente por qué. Ya que no la escribí, voy a robarla, por supuesto, pero hace años que espero encontrar el marco de ficción en el que jugará, en el mejor de los casos, discretamente, su minúsculo papel. Por el momento todavía no la he encontrado. No pierdo la esperanza de que sea en mi próximo libro, si es que consigo escribirlo. Mientras tanto, Enrique, si esta frase te gusta tanto como a mí, te la ofrezco con mucho gusto.
( Enrique Vila-matas y Juan Echenoz, Sobre la impostura, una conversación)

martes, 4 de octubre de 2011

París, Argentina y el Pont des Arts..

Sé que llegué un día a París, sé que estuve un tiempo viviendo de prestado, haciendo lo que otros hacen y viendo lo que otros ven. Sé que salías de un café de la rue Cherche-Midi y que nos hablamos. Esa tarde todo anduvo mal, porque mis costumbres argentinas me prohibían cruzar continuamente de una vereda a otra para mirar las cosas más insignificantes de las vitrinas apenas iluminadas de unas calles que ya no recuerdo. Entonces te seguía de mala gana, encontrándote petulante y malcriada, hasta te cansaste de no estar cansada y nos metimos en el café del Boul Mich y de golpe, entre dos medialunas, me contaste un gran pedazo de tu vida. (...).
Y mira que apenas nos conocíamos y ya la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente. Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos, y entonces primero cosas como estrellas amarillas (moviéndose en una jalea de terciopelo), luego saltos rojos del humor y de las horas, ingreso paulatino en un mundo-Maga que era la torpeza y la confusión pero también helechos con la firma de la araña Klee, el circo Miró, los espejos de ceniza de Vieria da Silva, un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.
(Rayuela, Julio Cortázar)

lunes, 3 de octubre de 2011

Para seguir celebrando el otoño...

Aquellas últimas semanas, las del final del verano y el comienzo del otoño, aparecen borrosas en mi memoria, quizá debido a que nuestra comprensión mutua llegó a esos maravillosos extremos en los que llegas a comunicarte más a menudo por medio del silencio que con palabras: cierta afectuosa calma reemplaza las tensiones, el parloteo nervioso y la persecución mutua que suelen producir los momentos más espectaculares, más superficialmente aparentes de una amistad. Con frecuencia, cuando él no estaba en New York (acabé sintiendo hostilidad contra él, y raras veces mencionaba su nombre), nos pasabamos juntos veladas enteras durante las cuales apenas si decíamos entre los dos más de cien palabras; en una ocasión bajamos a Chinatown, tomamos una cena a base de chow-mein, compramos farolillos de papel y robamos una caja de incienso, y luego cruzamos el Puente de Brooklyn, y desde el puente veíamos a los buques que salían hacia alta mar deslizarse por entre acantilados de incendiados rascacielos. (...)
De modo que los días, esos últimos, revolotean en mi memoria neblinosa, otoñales, tan iguales los unos a los otros como hojas: hasta que llegó un día completamente distinto de todos lo que he vivido.
(Desayuno con diamantes, Truman Capote)

sábado, 1 de octubre de 2011

Eternidad...

Os dejo con un fragmento de un libro que me gustó mucho en su momento. Tiene unos momentos geniales, llenos de ternura y pensamiento, todo dentro del desenfado con el que está escrita la obra. Aquí os dejo una reflexión maravillosa sobre lo efímero y lo eterno.

A las nueve de la noche pues, pongo en el vídeo una cinta de Ozu, Las hermanas Munakata. Es la décima película de Ozu que veo en un mes. ¿ Por qué? Porque Ozu es un genio que me salva de los destinos biológicos. (....)
La película trata de mal de amores, de matrimonios arreglados, de la familia, de hermandad, de la muerte del padre, del antiguo el nuevo Japón y también del alcohol y la violencia de los hombres.
Pero sobre todo trata de algo que se nos escapa, a nosotros occidentales, y sobre lo que sólo la cultura japonesa arroja algo de luz. ¿Por qué esas dos escenas breves y sin explicación, que nada en la intriga motiva, suscitan una emoción tan poderosa y sostienen la película entera entre sus inefables paréntesis?
Y he aquí la clave de la película.
SETSUKO: La verdadera novedad es lo que no envejece, pese al tiempo.
La camelia sobre el musgo del templo, el violeta de los montes de Kyoto, una taza de porcelana azul, esta eclosión de la belleza en el corazón mismo de las pasiones efímeras, ¿no es acaso a lo que todos aspiramos? ¿ Y lo que nosotros, civilizaciones occidentales, no sabemos alcanzar?
La contemplación de la eternidad en el movimiento mismo de la vida.
(La elegancia del Erizo, Muriel Barbery)

martes, 27 de septiembre de 2011

Siempre nos quedará París...

Para conocer París nada mejor que los irónicos y embriagodores relatos de Eugenio D'Ors. Os dejo una pequeña muestra:

Comer en el bosque es merecida recompensa a una fatigosa jornada en el cruel París estival. Ir hasta allí en automóvil, una exquisita preparación para el ágape.(...) Ya estamos en la morada de los dioses, el Bosque. Ocurre sin embargo que los dioses se han ausentado. Están tomando las aguas en e viejo Vichy, o bien bañándose en Ostende, o jugando y apostando en Trouville-Deauville, Baden-Baden, o escuchando música en Munich, o mandando tarjetas postales desde Noruega o Escocia...No importa, todavía quedan en París algunos semidioses. Comen aquí, en el Pré Catalan, contemplando la curiosa decoración de Caran d'Arche, dejándose mecer en la añoranza por el vals de los zíngaros o divirtiéndose en analizar los reflejos de la luz sobre la cristalería y sobre la pedrería dudosa de las dudosas parroquianas...que, ellas sí, pobrecillas, no son ni tan siquiera semidiosas, porque de éstas nuestra mitología anda escasa..
(París, Eugenio D'Ors)

domingo, 25 de septiembre de 2011

Pequeñas historias de amor..

Observó sobre su hombro un cabello de mujer. Era largo y de color castaño y ondeaba sobre su cazadora vaquera.  Con los dos dedos lo cogió, y mientras lo miraba con atención le dijó:
-¿Deseas guardarlo?
- El respondío con aire perdido: ¿qué?... ¿qué dices?...
- Y ella, esbozando media sonrisa le volvió a decir:
- El cabello, es de una mujer, me preguntaba si querías seguir llevándolo sobre el hombro- Sin tiempo a responder- Ella seguió hablando.
- Yo una vez lo hice a propósito. Dejé un cabello mío. Deposité un pelito sobre la hombrera de su americana perfecta. Era un hombre guapísimo. Se quedó allí flotando largo rato, sabía que sería lo más cerca que iba a estar de su corazón.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Otoño..

Aunque todavía no ha entrado oficialmente..ni tampoco de forma extraoficial..(porque hay qúe ver qué calor tenemos), os dejo unos versos deliciosos y delicados, casi como un haiku, de una autora que me encanta. Todo ello para celebrar el otoño, que aunque venga en bañador, habrá llegado para algo. Digo yo?, vamos..

El ayer repudió las hojas de las palabras, los reflejos han engañado al sol perdido. Sus deseos petificados.... sus mejillas suspendidas. El pájaro, garganta cerrada renuncia al último vuelo...
(Automne, de La vie, la voix...Gisèle Prassinos)

martes, 20 de septiembre de 2011

De l'amour fou...

-Qui êtes vous? Et elle sans hésiter : Je suis l'âme errante.

No podía ni siquiera ser de otra manera, considerar el mundo que era el de Nadja, y donde todo tomaba tan rápido la apariencia de la subida y de la caída. Pero juzgo esto a posteriori y me aventuro diciendo que no podía ser de otra manera...
(Nadja, André Breton)

domingo, 18 de septiembre de 2011

Perteneció a un momento..

Ojalà este silencio no fuera una negativa, sólo el vértigo que puede dar un beso. Te tendré que olvidar o volver a besar. Pero te has ido, ha pasado el agua bajo los puentes y los jardines ya no viven de sonrisas. No te preocupes, lo entiendo. Te libero. Libero mis gestos y mis palabras, sólo soplaré sobre las cenizas para dejar de ser prisionera de un momento.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Viernes de romanticismo..

Leyendo el blog de la Medusa, me ha traído al pensamiento los autores rusos, y como no, en una de las historias de amor más intensas y trágicas de todos los tiempos: Anna Karenina. Acompañaré la foto, no de un texto del libro, sino de un poeta ruso imprescindible, el gran Alexandr Pushkin. Bellos versos para disfrutar de un viernes. Que no nos falte el romanticismo, que no nos falte el amor...

Yo la amé...
Yo la amé, y ese amor tal vez, está en mi alma todavía, quema mi pecho. Pero confundirla más, no quiero.
Que no le traiga pena este amor mío. Yo la amé. Sin esperanza, con locura. Sin voz, por los celos consumido; la amé, sin engaño, con ternura, tanto, que ojalá lo quiera Dios, y que otro, amor le tenga como el mío.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Debilidades..

Tengo debilidad por Óscar Wilde. He cambiado la frase inicial por una fragmento de El príncipe feliz. Simplemente delicioso:
Estaba enamorada del más hermoso de los juncos. Lo encontró al comienzo de la primavera, cuando volaba sobre el río persiguiendo a una gran mariposa amarilla, y su talle esbelto la atrajo de tal modo, que se detuvo para hablarle.
-¿Quieres que te ame? -dijo la Golondrina, que no se andaba nunca con rodeos.
Y el Junco le hizo un profundo saludo.
Entonces la Golondrina revoloteó a su alrededor rozando el agua con sus alas y trazando estelas de plata.
Era su manera de hacer la corte. Y así transcurrió todo el verano.
-Es un enamoramiento ridículo -gorjeaban las otras golondrinas-. Ese Junco es un pobretón y tiene realmente demasiada familia.
Y en efecto, el río estaba todo cubierto de juncos. Cuando llegó el otoño, todas las golondrinas emprendieron el vuelo.
Una vez que se fueron sus amigas, sintióse muy sola y empezó a cansarse de su amante.
-No sabe hablar -decía ella-. Y además temo que sea inconstante porque coquetea sin cesar con la brisa.
Y realmente, cuantas veces soplaba la brisa, el Junco multiplicaba sus más graciosas reverencias.

martes, 13 de septiembre de 2011

Bajo un tono suave..

Nocturna, avanzando entre incendios, donde no pasa el tiempo. Detenido y pesado, torpe como versos altivos.  La espera se ruboriza, se desnuda en los gestos. Serena con su cuerpo recostado, llena de ruidos nos invadirá como una fiebre lenta. Y como una Venus antigua, que pone al desnudo sus deudas, no evitaré la verdad. Sólo escucharé el tono suave bajo una tierra humilde de la conciencia dormida. Adoro tu  belleza.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Reflexiones ante el espejo..

De los versos de Cavafis a los de Paul Éluard. Aquellos versos de Los dioses abandonan a Antonio, en los que el viejo poeta de la ciudad decía: "No digas que eras un sueño, que tus oídos te confunden, quedan las suplicas y las lamentaciones para los cobardes, deja volar las vanas esperanzas.."

Éluard abruma por su intensidad, qué belleza!
Creí que me rompería lo inmenso lo profundo. Con mi pena desnuda, sin contacto, sin eco, me tendí en mi prisión de puertas vírgenes como un muerto sensato que había sabido morir. Un muerto coronado sólo de su nada ...Me tendí sobre las olas absurdas del verano absorbido por amor a la ceniza. La soledad me pareció más viva que la sangre.
(La muerte, el amor, la vida, Paul Eluard)

jueves, 8 de septiembre de 2011

Una íntima ausencia...

Te has vuelto a convertir en una niña. Como Marilyn, tonta y obtusa como la Antigüedad, cruel como el futuro, que llevaba su belleza humildemente, y su alma de hija de pobres gentes, nunca supo que la tenía. Y tú también, mi pobre pequeña, después de haber cantado tanto, desesperadamente, poniendo toda tu alma en ello, y después de haberte convertido en un mito, ahora, silenciosa, esperas que aparezcan nuevos tiempos en el cielo al que ascenderán tus notas y tu voz inmaterial. Esperas como una niña ávida. Y si quieres, finges ser indiferente, muerta e inmóvil como una cochinilla apenas visible sobre la corteza de un árbol. Dios te ha liberado de tus promesas. Los recuerdos no pesan. El deber se ha cumplido. Te esperan grandes cosas en breve. ¿De qué se trata? Un alegría sencilla flota sobre la desesperación. Las palabras se agolpan en tu boca, aunque temas equivocarte. De toda tu fuerza de virgen demasiado mimada, no quedan más que mecanismos que no tienen nada de misterioso, terraplenes que se levantan para contener un río desaparecido. Se me reprocha que te frecuente, como se me reprocha que que frecuente a los golfos. Es curioso, ¿no? El reproche es el mismo, tiene el mismo origen. Se me reprocha mi afición por los extremos, tanto subir muy alto como descender muy bajo. No saben que tú eres una niña como Marilyn. No saben las cosas que yo sé, que tú misma, quizá, ignoras que sabes.
(La palabra amor, Diálogo entre María Callas y Pier Paolo Pasolini, René de Ceccatty)

martes, 6 de septiembre de 2011

Con o sin magdalena..

El amor descrito por Proust resulta siempre tan dulce y delicado como una de las pequeñas madeleines de Commercy:

"Es ella", como si, de repente, alguien nos mostrara exteriorizada ante nosotros una de nuestras enfermedades  y viéramos que no tiene ningún parecido con nuestro sufrimiento. "Ella" e intentaba preguntarse qué era eso de ella, pues el amor y la muerte tienen como punto común, más que esos puntos tan vagos de los que se suele hablar siempre, el de inducirnos a indagar más profundamente en el misterio de la personalidad, ante el temor de que su realidad se nos escape. Y aquella enfermedad que era el amor de Swann se había multiplicado tanto, estaba tan íntimamente enlazada a todas las costumbres de Swann, a todos sus actos, a su salud, a su sueño, a su vida, incluso a lo que deseaba para después de su muerte, que había acabado por formar un todo con él, hasta el punto que no era posible arrancársela sin destruirlo casi por completo: como se dice en cirugía, su amor ya no era operable.
(Un amor de Swann, Proust)

sábado, 3 de septiembre de 2011

El París triste del verano..

Las tardes calurosas y secas, andaba sin descanso, buscando, husmeando. El París triste del verano se convertía para Pepe en un infierno voluptuoso, casi tropical. Me describía calles pobres que yo no conocía, pues bajo la bóveda del crepúsculo plantaba en ellas, pilar de plata y oro, azul generador de luz, algún aprendiz de fontanero de cabello veneciano, algún tornero metalúrgico espolvoreado con lentejuelas de cobre. Durante mucho tiempo, amó a los muchachos rubios y cerúleos como se ama el mar innombrable y cada ola de la marejada. Pero un día, la marea de las seis, que vaciando los talleres de metalurgia y de electricidad, desparrama sobre París el miosotis con el azulejo, el acónito, la genciana y la escila, puso a Pepe frente a un mono de un azul que no tenía nombre y a un bigote de oro cegador que cual gallardete atravesaba un rostro.
(Lo puro y lo impuro, Colette)

miércoles, 31 de agosto de 2011

El vagabundo de Valparíso

Valparaíso a veces se sacude como una ballena herida. Tambalea en el aire, agoniza, muere y resucita. Aquí cada ciudadano lleva en sí un recuerdo de terremoto. Es un pétalo de espanto que vive adherido al corazón de la ciudad. Cada ciudadano es un héroe antes de nacer. Porque en la memoria del puerto hay ese descalabro, ese estremecerse de la tierra que tiembla y el ruido ronco que llega de la profundidad, como si una ciudad submarina y subterránea echara a redoblar sus campanarios enterrados  para decir al hombre que todo terminó.
A veces, cuando ya rodaron los muros y los techos entre el polvo y las llamas, entre los gritos y el silencio, cuando ya todo parecía definitivamente quieto en la muerte, salió del mar, como el último espanto, la gran ola, la inmensa mano verde que, alta y amenazante, sube como una torre de venganza barriendo la vida que quedaba a su alcance.
(Confieso que he vivido, Pablo Neruda)

martes, 30 de agosto de 2011

Enfaticalistas...

Un París, bohemio, noctámbulo y enfaticalista nos enseña la peli Funny Face. París es mucho París, y Eluard es mucho Eluard. Dejaré algo de él, y como siempre breve pero eficaz. Bello muy bello. Me encanta.

En el corazón de mi amor
Un hermoso pájaro me muestra la luz que aparece claramente en sus ojos. Un pájaro que canta sobre una bola de muérdago. En medio del sol.
.............
Constelaciones. Conocéis la forma de su cabeza. Aquí todo se oscurece: El paisaje se completa, las mejillas se encienden. Las masas disminuyen y circulan por mi corazón unidas al sueño. ¿Y hay alguien quién quiera tomar mi corazón?

domingo, 28 de agosto de 2011

Las cartas dijeron..

Ya he vuelto de mis últimas vacaciones. Ahora me tengo que poner al día con vosotros...

Si acudo tanto más rápido a sus citas es porque temo no tener tiempo de llegar antes de que otros pensamientos me arrebaten a mí mismo.
Cierta vez que el mundo estaba por acabar, lo ignorábamos todo de nuestro amor. Ella buscó mis labios con movimientos lentos y acariciadores de la cabeza. Esa noche llegué a creer que la haría retornar al día.
Y siempre es la misma confesión, la misma juventud, los mismos ojos puros, el mismo ademán ingenuo de sus brazos alerdedor de mi cuello, la misma caricia, la misma revelación.
Pero nunca es la misma mujer.
Las cartas dijeron que la encontraría en la vida aunque sin reconocerla.
Amante del amor.
(Fragmento de La Dama de Rombos, Paul Eluard)


sábado, 20 de agosto de 2011

Yo..

En cualquier caso, era imposible abandonar aquel café sin antes haberla marcado como es debido. Era tranquilizador saber que ahí fuera, en un cartel, estaba escrita la palabra "parque". Toda la comarca, por la que había paseado hoy, desaparecía como tras un telón. Yo no existía. Y él volvía a respirar cada vez que pensaba en el tablón de madera: Parque.
A la mañana siguiente, antes de que sus hijos se vayan a la escuela, etiqueta sus prendas con los correspondientes letreros.
En la tienda solicita ver al jefe, le da consejos: por todas partes hay que colocar rótulos, también por ejemplo en las corbatas incluso especificar los colores. Corbata gris, corbata roja. Los hay daltónicos. Insiste también en poner a cada una de las dependientas un cartel con sus nombre correspondiente.
Vuelve a casa. Se indigna, porque una vez más han retirado todos los letreros. Los niños regresan de la escuela. Y él se tranquiliza al encontrar los rótulos, que por alguna razón no han sido retirados de sus ropas.
Entretanto, la mujer ha informado al médico. En cuanto entra, el enfermo sale al encuentro con un cartel en el pecho, en el que con grandes letras pone: YO.
(El destino del barón Von Leisenbohg, Arthur Schnitzler)

miércoles, 17 de agosto de 2011

Cartes Postales..

Disonancias del arco iris en la telegrafía inalámbrica de la Torre. Mediodía. Medianoche. En Todos los rincones del universo se murmura: "Merde". Rayos. Cromo amarillo. Nos hemos contactado. Los transatlánticos se acercan desde todas las direcciones. Desaparecen.Todos están en movimiento. Y los relojes marchan

L´Intransigeant publicó esta noche poemas para tarjetas postales
Es idiota que los astrólogos roben las estrellas
Cuando ya no se pueden ver
Le pregunto al cielo
El servicio meteorológico indica que el tiempo empeorará.

(Disonancias del arcoiris, de Poemas Elásticos, Paul Cendrars)

La Fée aux Miettes

Mi foto
Zaragoza, España
Adoro a Colette, L.Durrell, Baudelaire, R.Queneau, Boris Vian, Joyce Mansour. Los escritores y diseñadores japoneses. El cine de J.L.Godard y de Wong Kar Wai. Le Quartier Le Marais à Paris. Anna Karina. Las fotos de Mª Angeles Cuartero. Angel Schelesser y más...