domingo, 31 de enero de 2010

Exótico...

Esta semana ha estado llena de acontecimientos divertidos: el cumple de Ernest y su opulenta celebración en uno de los mejores sitios de las ciudad, la vuelta de Antípoda con su exótico periplo hasta Sidney, o las quedadas con el amigo Javier.
Antípoda nos ha traído regalitos de sus paradas por Hong-Kong y Tokio. Todo genial, de hecho, Ernest ya tiene planes para su camiseta de Vivienne Westwood, y yo no paro de enseñar mis auriculares de Hello Kitty exclusivos de Japón. Bueno, ya vale de cotilleos, que para eso ya esta Facebook.
Y para mantener este exotismo os dejo con unas líneas de un autor japonés que me encanta:
El shamisen de O-hisa era desmontable, es decir, el mango se preparaba y se metía en el cuerpo del instrumento. Cuando salían de excursión, el viejo nunca lo olvidaba y forzaba a O-hisa, a pesar de su resistencia, a tocar para él. Escogía de preferencia la sala de alguna posada, pero si el viejo estaba de vena era capaz de hacerle dar un concierto lo mismo en una casa de té del centro de la ciudad, atestada de gente, que bajo un cerezo en flor. El año anterior habían descendido en barca por el río Uji, bajo la luna llena de octubre...y el viejo había atrapado un buen resfriado.
(....)
Antiguamente esta costumbre se practicaba en todas partes; también en Osaka, hasta no hace mucho, todo el mundo se llevaba su comida. Y en Kyoto todavía pueden verse familias señoriales que salen al campo para admirar los cerezos en flor, seguidas de un criado que les lleva la comida y el sake. Cuando llegan, a dondequiera que vayan, alquilan un recipiente para calentar el sake y cuando han terminado ponen el que les sobró en una botella y se lo llevan a casa para emplearlo en sus guisos. Un hombre de Tokio diría que eso es una muestra de tacañería de los de Kyoto, pero cuando uno se detiene a pensar en ello se da cuenta de que no es mala idea llevarse la comida y no tener que estar a merced de un restaurante.
(Hay quien prefiere las ortigas, Junichiro Tanizaki)

viernes, 29 de enero de 2010

París: nuevo apogeo decadente!

París resultaba una festiva realidad y además el emblema de todo lo creativo, nuevo y moderno.vNapoleón con su código-y Baudelaire- con su escritura y su desastre vital- habían marcado un sello más que prestigioso. Wilde le había dicho al joven Yeats, en Londres: "Creo que un hombre debe inventar su propio mito". París era en ese tiempo, uan parte ineludible del decorado de tal mitología.
(....)
Wilde hizo de Mallarmé quizá las más esencial de sus lecturas, la más veraz, aunque los vanguardistas que lo reclamaron quisieran después olvidarla. Mallarmé era el esteticista sumo, el simbolista casi sagrado, que llevaba la exquisitez al borde de la incomprensión. Más que el iniciador de un tiempo, el brillante y enigmático clausurador de otro. Wilde conoció y admiró a ese esteta supremo, profundo nihilista según Jean-Paul Sartre. Al autor de Heriade más que al de Un coup de dès.
Pero en esos meses de fasto y alquimia verbal (dicen que Wilde hablaba muy bien francés, aunque con acento inglés que no quería perder) Óscar conoció, sobre todo, a poetas y escritores del Simbolismo imperante: jovenes que empezaban (como André Gide o Pierre Louys) y poeta ya notables como Jean Moréas o Catulle Mendès. Y a talentos polimórficos, como Marcel Schwob.
(Wilde Total, Luis Antonio de Villena)

jueves, 28 de enero de 2010

Sentimientos mundanos...

Si desde que estaba enamorado las cosas habían recobrado para Swann parte del exquisito interés que le despertaron en otro tiempo, aunque solamente cuando las iluminaba el recuerdo de Odette, ahora los celos reavivaban en él otra facultad de su aplicada juventud: la pasión por la verdad, pero de una verdad interpuesta a su vez entre él y su amada, sólo aclarada por la luz que venía de ella, verdad completamente individual cuyo único objeto, de un valor infinito y casi de una belleza desinteresada, era las acciones, las relaciones, los proyectos y el pasado de Odette. [...] En este extraño período del amor, lo individual adquiere una profundidad que esa curiosidad que sentía despertarse en él sobre las más ínfimas ocupaciones de una mujer era la misma que tuvo en otro tiempo por la Historia. Y cosas que hasta entonces le habrían abochornado, como espiar frente a una ventana, y quién sabe si quizá mañana sonsacar hábilmente información a personas indiferentes, sobornar a los criados o escuchar detrás de las puertas, no le parecían sino métodos de investigación científica de un verdadero valor intelectual y tan adecuados a la búsqueda de la verdad como el desciframiento de textos, el contraste de testimonios o la interpretación de monumentos.
(Por el camino de Swann, Marcel Proust)

martes, 26 de enero de 2010

Let's get lost!

Gonzalo, el hermanito de Ernest, le ha regalado un super pack de Chet Baker que está genial. Lo mejor de todo es el librito con fotos, no tiene desperdicio. Viéndolo no lo he dudado ni por un segundo, corriendo a escanear esta joya..para compartirla con vosotros.

You dont know what love is
Until you've learned the meaning of the blues
Until you've loved a love you had to loose
You dont know what love is

sábado, 23 de enero de 2010

Había una vez una chica con coletas...

Y esas crías ni siquiera estaban chifladas. Mientras que ella lo está. -Pero es joven. Le queda mucha juventud por delante.
-Si con eso quiere decir que tiene futuro, vuelve a equivocarse. Mire, hace un par de años, cuando vivía en la Costa, hubo una época en la que todo hubiese podido ser diferente. Un ángel la vigilaba, logró que la gente se interesaba por ella, le hubiesen podido rodar las cosas muy bien. Pero, en un mundo como aquél, cuando alguien abandona ya no puede dar un paso atrás y regresar. Pregúnteselo, si no, a Luise Rainer. Y la Rainer era una estrella. Holly no lo era, por supuesto; apenas si llegaron a hacerle algunas fotos. Pero eso fue antes de lo de The Story of DR. Wassell. Entonces sí que hubieran podido rodarle bien las cosas. Lo sé, sabe, porque el que le dio el empujón fui yo- Se señaló con el habano- O.J. Berman.
Esperaba que el nombre me sonara, y no me importó fingir que así era, aunque jamás había oído hablar de O.J. Berman. Resultó que era agente artístico de Hollywood.
-Fui el primero que la vio. En Santa Anita. Todos los días rondaba por el hipódromo. Me interesó, profesionalmente. Averigüe que andaba con un jockey, que vivía con ese escuchimizado. Hice que le dijeran al jockey: Déjalo, o vendrán los chicos de la patrulla contra el vicio: sólo tiene quince años.
(Desayuno en Tiffany's, Truman Capote)

viernes, 22 de enero de 2010

Lord Lauren...

Nunca he sido muy devota del diseñador Ralph Lauren, y eso que aún no he dejado de admirar el vestuario que creó para la película El Gran Gastby, y que cada vez que me acuerdo de él me sale un largo suspiro. Inolvidable.
Para esta temporada nos cautiva con una colección romántica y juguetona. Vestir a la mujer con ropas típicamente de hombre siempre me ha parecido una apuesta genial. En esta colección el diseñador celebra sus cuarenta años en el mundo de la moda, y para ello ha recuperado levitas, bombines, bastones, creando un estilo a caballo, nunca mejor dicho, entre lo ecuestre y los mejores momentos de My fair Lady, de donde retoma vistosos sombreros y tocados. Todo en blanco y negro, haciendo una leve concesión al color. A mí me ha sorprendido gratamente. Me ha parecido sugerente, de esas colecciones que mezclan las displinas artísticas, que nos recuerdan tiempos pasados...una nostalgía desenfadada que trae los mejor de una época. En fin...que me pongo suspirona....Y entre suspiro y suspiro me voy a ver otra vez My fair Lady.

miércoles, 20 de enero de 2010

Bellas historias de amor...

Juliette Gréco recreó en una entrevista la maravillosa época del jazz en el París de la posguerra. Cuenta además, en esta misma entrevista, la primera vez que Miles Davis pisó París y apareció por la Pleyel. Juliette fue invitada por el mismo dueño de la sala, pero el aforo estaba completo. Fue colada entre los bastidores de la sala por la mujer de Boris Vian, Michèle. Ahí, en ese momento, mientras miraba el perfil de Davis admiró la belleza en estado puro. Exclamando: C'était absolument un Giacometti! El encuentro acabó en una cena con gente que no conocían, y con el problema de las lenguas, ni ella hablaba inglés ni él francés.
Al final de esta misma entrevista cuenta la pregunta que Sartre le hizo a Miles: "Pourquoi n'épousez-vous Gréco? Parce que je l'aime trop pour la rendre malheureuse". Respondió el músico americano. Una historia de amor que no se consolida según la misma Gréco por una cuestión racial. Era la época, poco se podía hacer.
No obstante, su historia de amor seguiría, Miles iba dejando algunas notas en los países de Europa por los que Juliette pasaría. Miles Davis la visitó en su casa unos meses antes de su muerte. Sentado en el salón, ella se asomó por el balcón para mirar el jardín, escuchó su risa "demoniaque" y cuando Juliette le preguntó la causa de su risa, Miles dijo: Oú que ce soit, dans n'importe quel endroit au monde, cette femme de dos, je saurai que c'est vous!

martes, 19 de enero de 2010

Les amoureux de l'Hôtel de Ville

L'homme au béret, la femme aux sourcils froncés donnaient à la scène une tension qui en faisait aussi le prix. Et puis il y avait Paris, une table, une chaise de café, l'Hôtel de Ville, la calandre d'une automobile. Dans la rumeur imaginée, le gris brumeux, il y avait la France ausso, toute une époque. Trop. C'était beaucoup trop à tout facile, la photo de Doisneau, beaucoup trop à tout le monde. On la trouvait partout. Le Baiser de l' Hôtel de ville. 1950. Comme aon eût dit L'Embarquement pour Cythère ou Le Déjeuner sur l'herbe.
Sur le tourniquet des présentoirs, Boubat, Cartier-Bresson, Ronis, Lartigue, Ilse Bing, Sabine Weiss connaissaient un étrange succès. Était-ce leur seul regard, ou leur époque, qui triomphait?
Le Solex, le petit beurre, la 4 CV apparaissaient comme le dernier Art nouveau. Tout le monde prêteait un sourire amusé à cette France d'après-guerre qui avait du talent sans le savoir.
(Les amoureux de l'Hôtel de Ville, Philippe Delerm)

sábado, 16 de enero de 2010

Arquitectura Expresiva..

Maravillosos los edificios de Frank Gehry..hablan por sí solos!

viernes, 15 de enero de 2010

Mientras leo..mientras miro...

El amor esos hilos telegráficos que forman con la luz insaciable un brillante continuo que se vuelve abrir
Con el tamaño mismo de nuestro compartimento nocturno
Tú vienes hacia mí desde más allá de la sombra no digo
en el espacio de las secoyas milenarias
En tu voz se forma la breve escala de los trinos de los pájaros perdidos.
Veo al duende
Que con una uña pones en libertad
Al abrir un paquete de cigarrillos
El heraldo-mosca que arroja la sal de la moda
Tan celoso en hacer creer que todo no debe existir siempre
El que salta de alegría por haber decir Aló no oigo nada.
Un día un nuevo amor y me compadezco de aquellos rostros para
quienes el amor pierde por no cambiar de rostro
Como si desde el estanque sin luz la carpa que me da el
aviso de un bucle de tus cabellos
No tuviera más de cien años y no me callara todo lo que
debo ignorar para seguir siendo yo mismo
Un nuevo día he dormido muy cerca de ti
He dormido he pasado los guantes de musgo
En el ángulo empiezo a ver la mala cómoda que se llama
ayer
(Poemas II, André Breton)

jueves, 14 de enero de 2010

Un café s'il vous plaît...

Viendo el blog de JL no me he resistido a copiar la idea de poner algo sobre los bares. La mayoría albergan sus misterios, pequeños rincones donde descansar, leer, apuntar una idea, o simplemente tomar un café solos o en compañía, como el de la foto. ¿Qué sería de nosotros sin estos paraísos de lo oportuno? A mi me encantan..creo que viene de familia, porque a mi padre y a mi tía les da la vida sentarse en un bar. La de gente que se conoce además!!Sigue siendo lugar de encuentro, aunque ahora la gente se empeñe en contactar con facebook o con el chat nada como un café para encontrar verdaderas amistades.

Una buena terraza donde ver pasar a la fauna citelina...yo sé de más de uno que le encanta...convirtiéndolo casi en un verdadero hobby. Esa ventana al mundo no nos la da ninguna otra cosa, sólo la literatura y el cine puede hacernos sentir algo parecido.

Los bares son también un símbolo indiscutible de la bohemia, de las reuniones entre poetas y artistas, testigos del paso de la historia, del tiempo. Lo que podrían llegar a narrar...De alguna forma quiero pensar que cuando los frecuentamos formamos parte de ese tiempo perdido, del engranaje de la historia y de los sueños.
Ven a los cafés y así serás Un príncipe de la bohemia, y nosotras nos convertiremos en bas-bleu.

miércoles, 13 de enero de 2010

El Cónsul de Sodoma

Bonito film sin duda. Interesante personaje Jaime Gil de Biedma además de poeta intenso y profundo. La película se deja ver, de atmósferas conseguidas no dudamos de que estamos ante una película bien llevada, donde cada etapa de la vida del poeta está marcada por la rebeldía, inconformismo, amores de pago, sexo, en ocasiones sórdido, y sobre todo por un gran activismo literario y político. Un recorrido por su vida que nos enseña una existencia quizá demasiado consciente del paso del tiempo, como muestra el poema "No volveré a ser joven". Este sentimiento a veces trágico, otras nihilista ha marcado la poesía de Gil de Biedma, quizá su gran hallazgo poético.
No volveré a ser joven
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.
Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.
Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.
(Poemas póstumos 1968 Jaime Gil de Biedma.)

domingo, 10 de enero de 2010

Atmósfera Inglesa..

Acuérdate de mí
Llora en silencio mi alma solitaria,
excepto cuando está mi corazón
unido al tuyo en celestial alianza de mutuo suspirar y mutuo amor.
Es la llama de mi alma cual lumbrera,
que brilla en el recinto sepulcral:
casi extinta, invisible, pero eterna...
ni la muerte la puede aniquilar.
¡Acuérdate de mí!... Cerca a mi tumba no pases,
no, sin darme una oración;
para mi alma no habrá mayor tortura
que el saber que olvidaste mi dolor.
Oye mi última voz. No es un delito
rogar por los que fueron.
Yo jamáste pedí nada: al expirar te exijo
que vengas a mi tumba a sollozar.
(Acuérdate de mí, Lord Byron)

sábado, 9 de enero de 2010

Esencia Francesa

Mon rêve familier

Je fais souvent ce rêve étrange et pénétrant

D'une femme inconnue, et que j'aime, et qui m'aime,

Et qui n'est, chaque fois, ni tout à fait la même

Ni tout à fait une autre, et m'aime et me comprend.
Car elle me comprend, et mon coeur transparent

Pour elle seule, hélas! cesse d'être un problème

Pour elle seule, et les moiteurs de mon front blème,

Elle seule les sait rafraîchir, en pleurant.
Est-elle brune, blonde ou rousse? Je l'ignore.

Son nom? Je me souviens qu'il est doux et sonore,

Comme ceux des aimés que la vie exila.
Son regard est pareil au regard des statues,

Et, pour sa voix, lointaine, et calme, et grave, elle a

L'inflexion des voix chères qui se sont tues.

VERLAINE (Poèmes saturniens)

viernes, 8 de enero de 2010

Ola Polar!!

¿Qué tal lleváis este frío polar?
Y para acercaros el calorcito nada mejor que una buena lectura.

Una noche de verano, dice el actor, estaría en el centro de la historia. Ni un soplo de viento. Y ya, extendido ante la ciudad, ventanales y cristales abiertos, entre la noche roja del poniente y la penumbra del parque, el hall del hotel des Roches.

En el interior, mujeres y niños, ellas hablan de la noche de verano, es tan poco corriente, tres o cuatro veces por temporada, y además no cada año, que hay que aprovecharla antes de morir, porque no se sabe si Dios hará que uno pueda vivir aún otras tan hermosas.

(...)

Es joven. Lleva playeras blancas. Se ve su cuerpo alto y flexible, la blancura de su piel en este verano de sol, su pelo negro. Sólo podría ver su rostro a contraluz, desde una ventana que diera al mar: Lleva un short blanco. En torno a la caderas, un pañuelo de seda negra, negligentemente atado. En el pelo, una cinta azul oscuro que debería hacer presagiar el azul de los ojos que no se puede ver.

De pronto, en el hotel, llaman alguien. No se sabe quién. Gritan un nombre de una sonoridad insólita, hecha de una vocal llorada y prolongada en una e de oriente y de su temblor entre las paredes vítreas de consonantes irreconocibles, de una t, por ejemplo, o de una l.

(Los ojos azules pelo negro, Marguerite Duras)

miércoles, 6 de enero de 2010

martes, 5 de enero de 2010

Compras..compras y más compras!

Cómo está la ciudad!! Está que da MIEDO...tomada por ciudadanos de bien en busca del regalo ideal! Los comercios son una piojera...las tiendas supuran personas...uufff...por no hablar de las administraciones de lotería.
La ciudad deviene un enjambre, y queda lo más complicado: la cabalgata!! para los niños será increíble pero para los no tan niños es un calvario...toda la ciudad cortada al tráfico...Pero en fin, no quiero arruinar con mis comentarios este día casi festivo, y para ello, de regalo anticipado de reyes os dejo un fragmento de un libro que me encanta Cuentos Orientales de Marguerite Yourcenar.
Imagínese la humilde felicidad de un Panegyotis; poseía el amor de las hermosas, la envidia de los hombres y, en algunas ocasiones, su deseo; un reloj de plata, cada dos o tres días una camisa maravillosamente blanca planchada por su madre, arroz pilaf al mediodía y el ouzo glauco y perfumado antes de la cena. Pero la felicidad es frágil y cuando no la destruyen las circunstancias o los hombres, se ve amenzada por los fantasmas. Acaso no sepa usted que nuestra isla se halla poblada de presencias misteriosas. Nuestros fantasmas no se parecen a sus espectros del norte, que sólo salen a medianoche y se alojan durante el día en los cementerios. Nuestros fantasmas olvidan cubrir su cuerpo con una sábana blanca y su esqueleto se halla recubierto de carne. Pero tal vez sea más peligrosos que las almas de los muertos, ya que éstos, al menos, han sido bautizados y han conocido la vida, han sabido lo que es sufrir. Las Nereidas de nuestros campos son inocentes y malvadas como la naturaleza misma, que tan pronto protege al hombre como lo destruye. Los dioses y las diosas de la antigüedad están bien muertos, y los museos sólo conservan sus cadáveres de mármol. Nuestras ninfas se parecen más a las hadas de su país que a la imagen que de ellas tienen ustedes, según el modelo de Praxiteles. Pero nuestro pueblo cree en ellas y en sus poderes; existen igual que la tierra, el agua y el peligroso sol. En ellos la luz del verano se hace carne, y, por eso, verlas dispensa vértigo y estupor. Sólo salen a la hora trágica del mediodía; están como inmersas en el misterio de la luz del día.
(El hombre que amó a la Nereidas, Marguerite Yourcenar)

lunes, 4 de enero de 2010

Historias de San Petersburgo


Me encantan los rusos, lo digo como si se tratase de un manifiesto!
De casa de mis abuelos me llevé un montón de libros de escritores rusos, entre ellos uno que me consta que ha sido buscado por muchos: El Don apacible de Mijail Sholojov, ayer vi que lo han reeditado por fin.
Entre mi herencia rusa figuraban libros como Ana Karenina, Resurrección, Taras Bulba y otros cuentos, Crimen y Castigo, poesía de Pushkin, y así un largo etc.
Aquí os dejo unas lineas de este libro maravilloso: Historias de San Petersburgo.

Empecemos a considerarlas desde las primeras horas de la mañana, cuando todo Petersburgo huele a panes calientes y recién hechos, y está lleno de viejas con vestidos rotos y envueltas en capas, que asaltan primeramente las iglesias y después a los transeúntes compasivos. A esta hora la perspectiva Nevski está vacía: los robustos propietarios de los almacenes y sus comisionistas duermen todavía dentro de sus camisas de holanda o enjabonan sus nobles mejillas y beben su café; los mendigos se agolpan a las puertas de las confiterías, donde el adormilado Ganimedes que ayer volaba como una mosca portador del chocolate, ahora, sin corbata y con la escoba en la mano, barre, arrojándoles secos pirogi y otros restos de comida. Por las calles circula gente trabajadora; a veces, también mujiks rusos dirigiéndose apresurados a sus tareas y con las botas tan manchadas de cal, que ni siquiera toda el agua del canal de Ekaterininski, famoso por su limpieza, hubiera bastado para limpiarlas. A esta hora no es prudente que salgan las damas, pues al pueblo ruso le agrada usar tales expresiones, como seguramente no habrán oído nunca ni en el teatro. A veces, un adormilado funcionario la atraviesa con su cartera bajo el brazo, si se da el caso de que su camino al Ministerio pase por la perspectiva Nevski.

(La Perspectiva Nevski, Nicolai Gogol)

sábado, 2 de enero de 2010

Ojos Negros..


Terminé el año viendo Quemados por el sol y lo he empezado con Ojos negros,
ambas películas del director ruso Nikita Mikhalkov, las dos maravillosas. Se nota que Nikita M. ama su país y no duda en dotar de poesía sus films, una Rusia poética con una estética igual de maravillosa y cuidada. Una delicia visual con unas historias valiosas y bonitas.
La primera bajo un tono amable y vital narra el lado oscuro del regimen Stalinista. Y la segunda, a partir de uno de los cuentos de Chejov una historia alegre y casi disparatada de Romano, un soñador italiano intepretado de forma magistral por Marcelo Mastroianni.
Ver estas pelis y volver a pensar en Chejov me ha hecho recordar cuanto me gusta la literatura rusa, recordar San Petersburgo, la ciudad más parisina de después de París, encantadora con sus canales, el Hermitage y Peterhof el Versalles del Báltico.

La habitación estaba cerrada y perfumada con la esencia que ella había comprado en el almacén japonés. Gurov miró hacia Ana Sergeyevna y pensó: ¡ Cuán distintas personas encuentra uno en este mundo! Del pasado, conservaba recuerdos de mujeres ligeras, de buen fondo algunas, que le amaban alegremente agradeciéndole la felicidad que él podía darles, por muy breve que fuese; de mujeres, como la suya, que amaban con frases superfluas, afectadas, histéricas, con una expresión que hacía sospechar que no era amor ni pasión, sino algo más significativo; y de dos o tres más hermosas, frías, en cuyos rostros sorprendió más de una vez destellos de rapacidad; el deseo obstinado de sacar de la vida aun más de lo que éste podía darles. Eran mujeres irreflexivas, dominantes, faltas de inteligencia y de edad ya madura; cuando Gurov empezaba a mostrarse frío con ellas, esta misma hermosura excitaba su odio, figurándosele que los encajes que adornaban su ropa era para él escalas.
Pero en el caso actual sólo había la timidez de la juventud inexperta, un sentimiento parecido al miedo; y todo esto daba a la escena un aspecto de consternación, como si alguien hubiera de repente llamado a la puerta.
(La dama del perrito, Anton Chejov)

La Fée aux Miettes

Mi foto
Zaragoza, España
Adoro a Colette, L.Durrell, Baudelaire, R.Queneau, Boris Vian, Joyce Mansour. Los escritores y diseñadores japoneses. El cine de J.L.Godard y de Wong Kar Wai. Le Quartier Le Marais à Paris. Anna Karina. Las fotos de Mª Angeles Cuartero. Angel Schelesser y más...